Los bosques del Apenino boloñés encierran tesoros escondidos como castañas y marrones, setas, trufas y frutos del sotobosque. Los productos locales que caracterizan este territorio gozan de reconocimientos europeos y de otras certificaciones de calidad como el Marrón rubio del Apenino boloñés y la Castaña fresca y seca de Granaglione. Entre los productos del sotobosque, el más famoso es la trufa blanca: su incomparable perfume hace únicos los platos de la tradición enogastronómica local pero no hay que olvidar los otros tipos de trufa negra y los hongos como: setas, rebozuelos, oronjas y setas de primavera, sólo para citar los más importantes.

Savigno, que junto a Castel de Casio y Camugnano es la Ciudad de la trufa, hospeda en otoño la Feria de la Trufa Blanca de Gran calidad de las colinas boloñeses, rica de articuladas propuestas gastronómicas y culturales. Entre los acontecimientos de gran importancia deben ser señaladas las numerosas ferias y Tartufeste (fiestas de la trufa) dedicadas a estos productos que se desarrollan en nuestro territorio durante todo el mes de octubre.